Compliance. Implantación de sistemas de cumplimiento normativo en las empresas

Asesoramiento en el sistema Compliance, con el único objetivo de potenciar empresas sanas y eficientes que generen riqueza y sean impulsoras de creación de puestos de empleo. Trabajamos para que haga negocios de forma segura apostando por la Cultura del Cumplimiento


La responsabilidad penal de las personas jurídicas fue introducida en nuestro ordenamiento jurídico mediante la Ley Orgánica 5/2010, y desde entonces, a toda persona jurídica le pueden ser impuestas un amplio catálogo de penas, entre otras:

  • Disolución de la persona jurídica.
  • Suspensión de la actividad temporalmente.
  • Clausura de locales y establecimientos.
  • Inhabilitación para conseguir subvenciones y ayudas públicas, para contratar con el sector público y para gozar de beneficios e incentivos fiscales o de la Seguridad Social.
  • Intervención judicial.
  • Multas.

Adicionalmente, conviene señalar que la pena más importante es el daño reputacional y social (publicidad negativa) que puede sufrir la compañía ante cualquier condena penal.

Ejemplos: delitos contra el medio ambiente, delitos contra la salud pública, delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, delitos contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social, delitos contra la propiedad intelectual e industrial, el mercado y los consumidores, blanqueo de capitales, etc.

En este sentido, la  reciente Ley Orgánica 1/2015, establece un régimen de exenciones  y atenuantes que permite a las personas jurídicas salvaguardar su responsabilidad penal.

Para ello, la Ley obliga a las sociedades a adoptar y ejecutar programas de prevención de riesgos penales (Compliance), estableciendo así modelos de organización y gestión adecuados para prevenir delitos o reducir el riesgo de su comisión.

Corporate Compliance no trata solo el área penal, se produce un cambio dentro de  la empresa ya que se instaura una nueva filosofía  empresarial, la llamada cultura del cumplimiento,  se trata de un sistema encaminado a establecer políticas y procedimientos dirigidos a garantizar que una empresa, incluidos sus directivos, empleados y agentes vinculados, cumplen con el marco normativo aplicable.

Corporate Compliance anticipará los riesgos de la empresa y regulará a través de sus protocolos de control interno un alto nivel de seguridad jurídica y cumplimiento normativo, garantizando un buen gobierno corporativo, con transparencia, integridad, ética y buenas prácticas.

Cuando se trata de hacer un programa de Compliance para una empresa, nos gusta utilizar la expresión de un traje hecho a medida. No se pueden aplicar con carácter genérico unas pautas y unos criterios implantados en una empresa en otra distinta, aunque radiquen en el mismo sector. Ese es el primer error que hay que evitar: cada programa de cumplimiento normativo y de prevención de delitos debe analizar con detalle la empresa y es obligación del redactor del plan de prevención conocerla de forma exhaustiva.

Si se plantea la implantación de un plan de Compliance en la empresa, y debería de hacerlo, abórdelo con ambición, aprovéchelo, no se limite a poner un parachoques jurídico, sáquele partido con la seguridad de que cada minuto de su tiempo y cada euro invertido en ello lo recuperará con creces más adelante.

En GIMENO ABOGADOS tenemos una amplia experiencia en la implantación de este tipo de programas. Si desea proteger los posibles riesgos penales que existen en su compañía, contacte con nosotros y le informaremos sobre la implantación de un programa de prevención de riesgos penales y cumplimiento normativo (Corporate Compliance).